¿Cómo tener un buen perfil crediticio?

Tener un buen perfil crediticio tiene muchas ventajas, fundamentalmente te asegura el acceso a un préstamo o crédito.

Te damos algunos consejos para que lo mantengas en orden.

Un auto nuevo, el cumpleaños de un familiar, un viaje pendiente, la refacción de una casa, todas las personas tienen proyectos y gastos que deben afrontar y para eso, en muchos casos, es necesario recurrir a un préstamo.

Al momento de solicitar un crédito personal, además de evaluar qué producto financiero es más conveniente según costos y tasas, es imprescindible contar con un buen perfil crediticio. Este suele ser uno de los requisitos que se piden al momento de solicitarlo.

Por eso, es importante contar con buena salud financiera. No sólo por el acceso al crédito, sino también para gozar de una tasa de interés más conveniente.

Te compartimos algunos tips que te ayudarán a tener ese buen perfil.

  1. Puntualidad en los pagos. Pagar las cuentas en tiempo y forma es una de las mejores formas de construir y mantener un buen score crediticio. Con no cumplir una fecha de pago tu calificación puede ser afectada significativamente.

 

  1. Adherir pagos a débito automático. Es común olvidar las fechas de pago, para esto, una buena práctica es adherir a débito automático cualquier pago regular (el mismo valor todos los meses) y así tus cuentas estarán al día siempre.

 

  1. Monto de tu deuda. Es recomendable mantener tus balances por debajo del dinero disponible para gastar. Si tomas deuda sin tener en cuenta tu capacidad para afrontar nuevos compromisos financieros, será difícil deshacerte de ella.

 

  1. Corregir errores de datos. Revisar que todos los datos personales brindados sean los correctos, por ejemplo: domicilio, e-mail donde recibís tus facturas. Incluso, en el caso de dar de baja algún servicio verificar que el trámite esté completo y finalizado. De esta manera evitarás sorpresas desagradables en el futuro.

Estos puntos te ayudarán a estar atento y cuidar tu calificación crediticia. Recordá que es importante no asumir compromisos que no puedas cumplir. Siempre evaluá tus posibilidades en base a tu economía personal y familiar.